Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts etiquetados ‘Arte erótico contemporáneo’


Redacción MELISSA M. LAGUNA
Fotografía: el confidencial

Esta semana, una de sosiegos. Sosiegos como los que provoca el arte en los sentidos de los hombres. Y es que los que quieran deleitarse con una de las exposiciones más comentadas de los últimos meses, Lágrimas de Eros, tienen sólo tres semanas antes de que se despida de los pasillos del Thyssen y de la Fundación Caja Madrid el próximo 31 de enero.

Lágrimas de Eros se presenta como una muestra arriesgada -la primera que trata en su totalidad el tema del placer sexual en un museo español- que ha reabierto, como bien relata Andrés Barba,  el eterno debate sobre los difusos límites que separan el erotismo de la pornografía.  Unos límites que, desde mi punto de vista -y ya sabemos que las miradas son siempre subjetivas, la mía también-, no han sido sobrepasados. La muestra emana sensualidad, temperamento, pasión, espiritualidad y, evidentemente, erotismo a través de unas obras que abordan el tema sexual con delicadeza y elegancia incluso en las piezas más explícitas.

De las decenas de referencias que Lágrimas de Eros ha cosechado en los medios de comunicación, la gran mayoría aluden al genial diálogo entre obras clásicas y contemporáneas existente en la muestra. Después de visitar la exposición, personalmente me inclinaría más por afirmar que obras de todos los tiempos dialogan entre sí con acertadas interrupciones del arte contemporáneo en la conversación. Para muestra de lo mencionado un dato: de las más de 120 obras expuestas en la muestra, he podido comprobar que sólo unas 10 son creaciones posteriores a 1999. Así, podemos ver que el arte más contemporáneo no tiene mucha voz en ese diálogo del que han hablado tanto los medios de comunicación.

Sobre la ausencia del arte erótico en nuestro tiempo reflexiona Mario Vargas Llosa. Para el prolífico y polifacético autor de La ciudad de los perros, la exposición del Thyssen revela la extraordinaria pobreza del arte erótico contemporáneo.

Con la serpiente como elemento generador de seducción, destaca en el Museo la particular batalla de sensualidad que disputan en la misma pared dos obras contemporáneas en formato fotografía con otras dos modernistas de Franz von Stuck.

Primero, dos mujeres en pie intentan seducir con una serpiente enrollada en su piel desnuda. Una es Rachel Weisz, en una imagen tomada por James White (2004), que compite en erotismo con la mujer que retrata el artista alemán en su obra El Pecado (1893). A continuación, Natassja Kinski, desnuda sobre el suelo con una serpiente que se enrolla sobre su cuerpo, en una fotografía de Richard Avedon (1982), y otra fémina en igual pose, en el cuadro El vicio de Franz von Stuck (1899), luchan por ver cuál de las dos derrocha más sensualidad.

Acorde con el fuerte impacto visual y la temática provocadora que impera en Lágrimas de Eros, clama la atención del visitante el extremado realismo de la escultura Liberada (1989) de John de Andrea. La obra sobrecoge tanto como la expresión aterradora de dolor de la  Andrómeda (1869) de Gustave Doré con la que comparte sala en la exposición.

Las fotografías y las explicaciones se quedan cortas. Lo mejor, pasarse por allí y prendarse con las soberbias creaciones. No cuesta tanto, la entrada es gratuita en la Fundación Caja Madrid y en el Museo Thyssen ocho euros como mucho si no se disfruta de ningún descuento.

Vídeo:

El Thyssen al desnudo. Reportaje de Informe Semanal. 24/10/2009

Enlaces relacionados:

Lágrimas de Eros. Andrés Barba. El País. 28/10/2009

La desaparición del erotismo. Mario Vargas Llosa. El País. 01/11/2009

Erotismo y pornografía. Ramón Irigoyen. El País. 08/11/2009

Cuentos eróticos en el museo. Almudena Baeza. Metrópoli. 22/10/2009

La ley del deseo impera en el arte. Natividad Pulido. ABC. 19/10/2009

El museo se calienta. Isabel Repiso. Público. 20/10/2009

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.